La protección depende del tipo de cobertura establecida en la póliza contratada por el propietario del bien. Por ejemplo, cuando una persona compra una casa o un apartamento, debe tomar un seguro contra incendio, terremoto o inundación y otros daños, así como hurto, y pérdidas de sus contenidos.

Cotidiano BlogSURA