Tener un carro sin seguro no es solamente poner en riesgo el valor del mismo.

También es estar expuesto a un costoso proceso de responsabilidad civil por daños ocasionados a terceros, incluida la probabilidad de causarles heridas o la muerte a personas.