Es un contrato de seguro mediante el cual una aseguradora se obliga a indemnizar al beneficiario de la póliza, ante un posible incumplimiento, del contratista o del obligado a cumplir una determinada disposiciones legal.